Posted by : Kiarytza Mendez 15 December 2007


Mejor conocida como Julia de Burgos, nace el 17 de febrero de 1914 en Carolina, Puerto Rico. Hija mayor de 13 hermanos; entre la pobreza y la realidad puertorriqueña de la época, Julia de Burgos obtiene su Título o Certificado de Maestra en la Universidad de Puerto Rico.

En el vaivén de una vida turbulenta y profunda, Julia de Burgos se encarna en la poesía que años más tarde serían refugio para muchas almas apasionadas y en desdén.
Su paso marca el comienzo de la proyección femenina a través de las letras; transformadas en el erotismo, la sensualidad y la pasión -que le hicieron famosa- dándose a conocer así en su poema "Río Grande de Loíza." La temática principal de sus poemas trasciende desde el amor, el desamor, el proletariado, el obrero, el feminismo, hasta la muerte -la cual su intuición dejó saber que estaba cerca y lo plasmó en sus versos.

Julia de Burgos participa activamente en la política puertorriqueña, se une al Partido Nacionalista de Puerto Rico y aboga por la independencia. Paso seguido se va en 1940 a Nueva York a dar una serie de discursos. Además, es honrada en dicha ciudad tras ser presentada su obra literaria -recibe honores de organizaciones como la Asociación de Periodistas y Escritores Puertorriqueños.


Viaja a Cuba y conoce al Dr. José Grullón, con el cual decide contraer nupcias. Tiempo más tarde se entera que tiene cáncer y se divorcia. Regresa a Nueva York, donde conoce al músico Armando Marín; se casa y se trasladan a Washington.

Regresa a Nueva York, sin embargo, durante este tiempo ya su adicción por el alcohol la estaba derrotando. A la joven mujer se le diagnostica una fuerte cirrosis hepática. Su inestabilidad psicológica, el vicio, el cáncer y la cirrosis obligan un descenso en su actividad literaria, llevándola así a una prematura y temprana muerte en el año 1953.


En 1987 el Senado Académico del Colegio Universitario de Humacao, le concede un
"Doctorado Honoris Causa, en Letras Humanas, Post Mortem". (Certificación No. 1986-87-25).

¿Quién mejor que la misma Julia de Burgos para contarnos su paso, para desnudarse en simple autoretrato? He aquí mis poemas favoritos -con los cuales me identifico- de la poetisa:



Julia de Burgos
Ya las gentes murmuran que yo soy tu enemiga

porque dicen que en verso doy al mundo mi yo.
Mienten, Julia de Burgos. Mienten, Julia de burgos.
La que se alza en mis versos no es tu voz: es mi voz
porque tú eres ropaje y la esencia soy yo; y el más
profundo abismo se tiende entre las dos.
Tú eres fría muñeca de mentira social,
y yo, viril destello de la humana verdad.
Tú, miel de cortesana hipocresías; yo no;
que en todos mis poemas desnudo el corazón.
Tú eres como tu mundo, egoísta;
yo no; que en todo me lo juego a ser lo que soy yo.
Tú eres sólo la grave señora señorona; yo no,
yo soy la vida, la fuerza, la mujer.
Tú eres de tu marido, de tu amo; yo no;
yo de nadie, o de todos, porque a todos, a
todos en mi limpio sentir y en mi pensar me doy.
Tú te rizas el pelo y te pintas; yo no;
a mí me riza el viento, a mí me pinta el sol.
Tú eres dama casera, resignada, sumisa,
atada a los prejuicios de los hombres; yo no;
que yo soy Rocinante corriendo desbocado
olfateando horizontes de justicia de Dios.
Tú en ti misma no mandas;
a ti todos te mandan; en ti mandan tu esposo, tus
padres, tus parientes, el cura, el modista,
el teatro, el casino, el auto,
las alhajas, el banquete, el champán, el cielo
y el infierno, y el que dirán social.
En mí no, que en mí manda mi solo corazón,
mi solo pensamiento; quien manda en mí soy yo.
Tú, flor de aristocracia; y yo, la flor del pueblo.
Tú en ti lo tienes todo y a todos se
lo debes, mientras que yo, mi nada a nadie se la debo.
Tú, clavada al estático dividendo ancestral,
y yo, un uno en la cifra del divisor
social somos el duelo a muerte que se acerca fatal.
Cuando las multitudes corran alborotadas
dejando atrás cenizas de injusticias
quemadas, y cuando con la tea de las siete virtudes,
tras los siete pecados, corran las multitudes,
contra ti, y contra todo lo injusto
y lo inhumano, yo iré en medio de
ellas con la tea en la mano.


Yo fui mi misma ruta

Yo quise ser como los hombres quisieron
que yo fuese: un intento de vida;
un juego al escondite con mi ser.
Pero yo estaba hecha de presentes,
y mis pies, planos sobre la tierra promisora
no resistían caminar hacia atrás,
y seguían adelante, adelante,
burlando las cenizas
para alcanzar el beso de los senderos nuevos.

A cada paso adelantado en mi ruta hacia el frente
rasgaba mis espaldas el aleteo desesperado
de los troncos viejos.

Pero la rama estaba desprendida para siempre,
y a cada nuevo azote la mirada mía se separaba más
y más y más de los lejanos horizontes aprendidos:
y mi rostro iba tomando la expresión que le venía
de adentro, la expresión definida que asomaba
un sentimiento de liberación íntima;
un sentimiento que surgía del equilibrio sostenido
entre mi vida y la verdad del beso de los senderos nuevos.

Ya definido mi rumbo en el presente,
me sentí brote de todos los suelos de la tierra,
de los suelos sin historia, de los suelos sin porvenir,
del suelo siempre suelo sin orillas
de todos los hombres y de todas las épocas.

Y fui toda en mí como fue en mí la vida…
Yo quise ser como los hombres quisieron que yo fuese:
un intento de vida; un juego al escondite con mi ser.
Pero yo estaba hecha de presentes;
cuando ya los heraldos me anunciaban
en el regio desfile de los troncos viejos, se me torció el
deseo de seguir a los hombres,
y el homenaje se quedó esperándome.



***

2 Responses so far.

  1. Anonymous says:

    Hay cosas falsas en la biografia de Julia de Burgos; por ejemplo, no se casô con quien fuera su amante apasionado, el doctor, escritor y polîtico dominicano Juan Isidro Jiménes Grullôn (y no José). Entre otras cosas. Me permito corregir porque él era mi abuelo. Gracias.
    I. Jiménes Contreras.

  2. Gracias por la corrección.
    Falso o cierto, quién dictamina la realidad en las biografías? Sólo la persona de la cual se escribe puede objetar qué es cierto y qué no lo es. De todos modos, la realidad de cada individuo no la dictamina unas cuantas oraciones reunidas en párrafos con letras de la vida de tal individuo, sino la verdad única que se encierra en lo que escribimos. Ese es mi único propósito, no es decir la verdad de Julia de Burgos, sino presentar el verso vivo de su realidad (expresado por ella misma). Julia de Burgos no necesita presentaciones, sus versos hablan por sí solos de su realidad.
    No necesito tener su sangre, ser familia o saber su vida paso a paso... para sentirme totalmente fascinada por la pasión en sus letras.

- Copyright © ¿Vivir o Sobrevivir?© - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -