Posted by : Kiarytza Mendez 21 May 2013

 
Hace un tiempo no escribo de temas "importantes" por acá. Hace algunos años perdí la noción del tiempo y hasta he perdido la costumbre de culpar a mi falta de cordura cuando algo no sale bien. Es que de un modo u otro, siempre buscamos responsabilizar algo o alguien por nuestras faltas, no soy muy diferente a los demás. O tal vez sí lo soy, por lo menos eso es lo que escucho a diario, aun cuando no entiendo el porqué. 

Ni modo, las personas tienden a ver lo que quieren, a interpretar como les da la gana, a llegar a las conclusiones que mejor se acoplan a su situación y hasta a sus complejos -yo lo hago, no soy tan diferente a los demás.

Tiendo a darle tiempo a las personas a manifestarse, trato de controlar mi obstinado impulso a juzgar, aunque a veces, no me pueda contener y me entregue al desenfreno de criticar sin saber... ya les dije, no soy tan diferente a los demás. Sin embargo, cuando comparto con las personas tiendo a prestar atención a los pequeños detalles. Desde un gesto hasta una mirada desviada hacia un voluptuoso trasero. Sí, me doy cuenta de esas pequeñeces, sin embargo, comprendo que sólo somos humanos. No hay necesidad de poner sellos o "labels" a causa de nuestros prejuicios, complejos, inseguridades, etc. Honestamente, es más fácil culpar las acciones de los demás que tomar responsabilidad por el tipo de juicio que estamos fundando. 

He conocido tantas y tantas personas, pero sólo unas pocas me han llegado a conocer a fondo, aun cuando parece que comparto demasiada información en medios sociales, la realidad es que no es así. He visitado diferentes estados y países, he conocido otras culturas y he tenido la oportunidad de ver el mundo desde distintas perspectivas. Poco a poco aprendes a valorar la diversidad y te cohíbes de manipular esa información que recibes de los demás para encajonarlos a una categoría. De hecho, muchas veces te encuentras en una situación dónde comienzas a abrir tu mente a otras opciones; terminas creando nuevas categorías, borrando las obsoletas y dándole "updates" a las ya creadas. 

Se llama aceptación a la igualdad de condición humana y respeto por la diversidad. 

Me disfruto las personas con las que comparto diariamente, me los disfruto porque los dejo ser... no los limito con mi visión del "mundo". Trato de controlar mi condición humana, mi egoísmo alegórico y mis pensamientos fundamentalistas -sí, a veces peco de conservadora, no soy perfecta- para dar paso a conocer y gozar de la diversidad de los demás. Conocer qué los apasiona, qué los mueve, qué les hace vibrar, qué les molesta... eso me divierte. La búsqueda por comprender la mente humana, las acciones, las personas que se te acercan y qué experiencias traen a tu vida –si alguna.

Según digo una cosa, digo la otra; opino que el juicio es necesario para sobrevivir. Somos seres racionales y el juicio nos ayuda a recopilar información del universo para aplicarla a situaciones similares que nos ayudarán a vivir mejor y hasta a preservar la vida. 

Valoro los seres humanos en general, somos una especie que evoluciona en aspectos poco comunes/naturales. Cuando me dedico a juzgar a los demás, me desconecto del ser humano que soy y me convierto en otra entidad (poco agradable). Soy libre dando rienda suelta a las personas a mí alrededor, pero como mencioné anteriormente, sólo soy humana y juzgo a las personas de todos modos. De la misma manera que no permito que me limiten con sus juicios, trato de no limitar a los demás con los míos. Es una tarea difícil y lo mejor es que rinde frutos, pues al final del día sólo personas genuinas se quedan a mi alrededor.

- Copyright © ¿Vivir o Sobrevivir?© - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -