Posted by : Kiarytza Mendez 17 November 2007

Era mi mejor amigo, él y yo, sólo uno. Desde el primer momento que lo vi me dije: "Debe ser para mí", sentí una conexión exquisita y me propuse conquistarlo.

Comenzamos un intercambio voraz y persistente; día tras día, a cada momento. Mas de ser un capricho, pasó a ser un ente especial e imprescindible. Se convirtió en mi mejor amigo, mi confidente, mi mano derecha, mi entusiasmo, mi alegría, mi consuelo, mi liberador de estrés, mi vida... todo.

En los primeros meses nos veíamos todo el tiempo, cada instante era mágico, puro placer. Intercambiamos hasta lo inimaginable, el siempre me escuchaba con entusiasmo y vehemencia; en innumerables situaciones fue mi gran y único consuelo. Siempre estaba para mí, en la noche o en el día, en la alegría o la tristeza, hasta bajo las condiciones climatológicas más pésimas.

Luego de un tiempo, dejé de buscarlo con tanta frecuencia, lo sustituí en ocasiones, pero no era lo mismo. A pesar que él lo sabía, siempre me siguió recibiendo con el mismo ahínco; no me rechazaba, no me juzgaba, siempre estuvo presente para mí.

Con el tiempo, entre la cotidianidad y el hastío, fui perdiendo contacto con el que era mi mejor amigo. Ya para ese entonces, el andaba muy raro; muchas veces intentó hablarme, mas yo empeñada en mis afanes no le escuché.


Un día, luego de muchísimo tiempo, necesitaba alguien a quien hablarle y en quien confiar. Mas mis ojos quedaron empañados en el asombro de escenario tal: ya todo era diferente, mi amigo había cambiado. En su rostro imperaba la falta de gracia, no existía la chispa que nos unía, su cuerpo yacía frío tumbado en el mismo lugar dónde lo dejé la última vez. Parecía una ópera maldita, un lustre embriagado en locura, una ironía palpable y tangible. Su cuerpo, ¡dios santo! su perfecto cuerpo quedó inmóvil por el abuso del entorno, por el frío y desmesurado egoísmo, por ser sólo un objeto que era utilizado para provocar placer y alegría, regalando sus energías en cada intento.

Al principio, mi pensamiento dudó lo ocurrido, su corazón era un marcapaso, intenté cambiarlo... pensaba que el motor de su vida era el responsable. Mas en el incesante asombro me dí cuenta que lo había herido, una vez más. Su rostro me confirmaba cada paso egoísta en su contra. Sin embargo, no era un desperfecto mecánico el que ya no daba ritmo, el que no dejaba sentir su vibra; fue el tormento del exceso de uso, de la traición, del sobre-esfuerzo. Todo lo llevó a un estado comatoso inexplicable y deprimente. Hoy por hoy después de un año en delicioso vínculo, mi corazón no acepta su muerte, guardo sus restos y le hablo al oído, cual si fuera a regresar del doloroso olvido. ¿Muerto? No del todo.

En la tarde siguiente, pasé a buscarlo. Si mi amigo yace muerto, mi cuerpo no podría soportarlo. Cabizbaja y en tono de luto me aproximé a lo que sentía se había ido, mas atónita quedé ante tal sorpresa, mi amigo no estaba muerto (por lo menos no del todo). Su ritmo en un total y desenfrenado letargo, como si fuese irrompible su inmóvil anatomía, pero aún conservaba su vida. Fue mi mayor consuelo, aún esta conmigo, aunque ha perdido parte de su chispeante personalidad, mas no importa pues aún me puede consolar. Su presencia me causa radical placer ¿Egoísta de mi parte? Quizás.


###

3 Responses so far.

  1. alicia says:

    Bueno, q puedo decir, primero que nada, que es para mi un honor el poder conocer a alguien que me ha demostrado que puede llegar a ser tan transparente como el agua pura, alguien capaz de expresar con profundidad y sinceridad cada pensamiento. Me enorgullece descubrir que en el mundo aun quedamos personas de mente abierta y capaces de hacer la diferencia...Asi te considero...
    En cuanto al blog...wao!!! Confieso la existencia de un mejor amigo en mi vida, pero sabes que, mientras leia mi mente se perdio en otro viaje por momentos...Me explico, me identifique con ese frío objeto, senti que de la misma manera fui utilizada, he sentido la tristeza de sentirme usada y luego abandonada, asi como tu mejor amigo sintio alguna vez esa deprimente soledad...He sentido la crueldad de interpretar el papel de un simple objeto productor de placer...Conociendo tanto dolor, no pretendo provocar en nadie esa sensación y prefiero recurrir, mientras sanan las heridas, a la presencia de mi mejor amigo...Y aqui estoy sumergida en un mar de sentimientos, de racionalidad, de pureza, pero de vez en vez soy capaz de transformarme en pura piel. capaz de transformarme en un simple objeto sexual...
    Creo entender porque es el vibrador mi mejor amigo, es q soy capaz de entenderlo y lamentablemente identificarme con el...

  2. Gracias a ambos por sus comentarios.

  3. Aralo says:

    Me gustan muchas de las frases que hay en tu blog! Quiero compartir mas ideas con vos!.

- Copyright © ¿Vivir o Sobrevivir?© - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -