Posted by : Kiarytza Mendez 08 December 2007

Encuentros devastadores, versátiles, ruidos malditos... Mil caras, mil colores, mil sabores, retraimiento... Decayendo en el ruin vacío de la psicosis experimentada sin receso. Mi cabeza, los ruidos... incesante.
El asco, la repulsividad del mundo, malditos seres que intuyen el agraviado malestar de mi consciencia. Los escucho, andan cerca. Los escucho, no dan tregua. Les veo, no me dejan. Me hablan, me condenan.

En las entrañas se destierra la crueldad más aduladora e infame, los sigo escuchando, el ruido... Génesis apoteósico, preámbulo del fin y de lo que culminará en lo predecible. Sal de la cristalería, sal de tu escondite. Veintidós, sigues ahí... Secularidad.

No me deshago de ti, aún te escucho. No te deshaces de mi, me hablas, me persigues. Trémulo pavor, tú... mi inconsciente conciencia. ¡Suéltame! ¡Déjame! ¡Esfúmate! ¡Muérete!
Quiero dejar de escucharte, las voces. Colmas de espanto mi ser; irresistible, inaudito, basta una palabra y se emprende el cometido en guerra sin fin. Disparidad.
Posesionas mi espíritu, eres mi espíritu; brindas luz en el camino, eres mi luz y mi camino.
Si yo muero, has de morir con mi inexistencia. Voluptuosidad cínica en el arte de execrar, abominar, aborrecer, condenar, despreciar, detestar, asquear, desagradar, disgustar, fastidiar, hartar, hastiar, repeler, repugnar... ¿Alguien dijo odio?

Condenado a la superflua estupidez mundana habitual, esclavizado a la humillación rastrera de la cotidianidad. Se encuentra dando órdenes:

- Son ellos... Sólo ellos. ¿Qué harás?
- No te quiero escuchar. ¡Vete! ¡Déjame en paz!
- Ahí están. Uno a uno. Todos tuyos. ¿Qué harás?
- Las voces, el ruido. ¡AH! Lárgate ya..no quiero. No quiero.
- Alimenta tu amígdala cerebral, dale el gusto de estar en paz. Retuerce tu ánima sintiendo el placer de la justicia. Hazlo. No lo pienses. No pienses. Sólo escúchame, acata mi órdenes. Lo has soñado antes, lo deseaste, sé (sabemos) que llevas tiempo esperando por este momento.
- ¡Calla! ¡Calla! Mi mente, no lo soporto. Litio. ¿Dónde dejé mi litio?
- ¿Buscabas un remedio exquisito? ¿Para calmar qué? ¿Tu pasión por saciar un insaciable
placer? O, ¿debo decir vicio? Escúchame bien, no te dejaré. Tu eres yo, yo soy tu... si renuncias a esto moriré, moriremos. Hazlo, satura tu rabia, ese ardor que te agobia... Alimenta el devastador desconsuelo que causaron en tus entrañas.
- No lo haré. Calla. Largo. El ruido.
- Eres patéticamente esclavo de tu conciencia, no la uses. Libérate; si estar consciente te trajo hasta aquí, lapida en veredicto lícito las indulgencias de todo agravio. Devuelve el equilibrio a tu psiquis, balance al mundo, dale lo que se han merecido. Dale lo justo.
- Si yo no he servido de fiambre, ¿por qué he de hacerlo con ellos?
- ¿Qué harás?
- Desearles mal.
- Gracia me das, eres espectacularmente candoroso. ¿Sabes que se aprovechan de tu ingenuidad? Mofa exquisita, has sido espectador y actor vivaz en el vertiginoso solapar de gentuzas que entierran los detalles más importantes, esos que al descubrirlos te herirán. Que te han herido.
- Ha sido la vida.
- ¡NO! Maldito ingenuo. Han sido ellos. Ellos son la vida, ellos son parte de tu malestar. Anda necio. Acaba con esto ya.
- Me impaciento. Deseo desquebrajar lo que carcome mi ser. Sí, son ellos. Lo sé. Están ahí. Se ríen. Las risas. Se ríen de mí. No lo tolero.
- Arremete tu audaz mezquindad creada por ellos. Hazlo ya. Ahí los tienes. Son ellos. ¿Qué harás?
- ¡Castigar!
- Repite conmigo: "Justicia."
- Repito contigo: "Zanjar, acabar, arruinar, concluir, consumir, finalizar, rematar, ajusticiar, ejecutar, linchar, liquidar, vengarse, aniquilar, apedrear, descalabrar, eliminar, lapidar, anular, erradicar, exterminar, asesinar..."
- Vamos. ¿Qué esperas? Ahí los tienes, ¡hazlo ya!
- ¡Ah! El infierno venidero. Sed insaciable, necesito más.









***

- Copyright © ¿Vivir o Sobrevivir?© - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -