Posted by : Kiarytza Mendez 27 April 2010


Cualquier segundo puede ser ese segundo... todo puede cambiar para siempre o simplemente quedarse igual. No tengo miedo. Vivo el día de hoy y no me aferro al pasado; en cuanto al futuro, tengo la certeza de que ese será el juez de mi presente, así que vivo el hoy con mesura pero al máximo. Mis acciones serán mi karma, no me preocupo demasiado.

Sé que algún día todo acabará, mientras tanto vivo en paz, pero con el apasionamiento de mil demonios. Mi alma no descansa, no tengo tanto tiempo como para perderlo en trivialidades que me causen estrés o me rebajen a llevar una mala vida.

¿No es cierto que vivimos para encontrar la felicidad? La constante búsqueda de esa felicidad efímera, que al parecer no existe. Sólo un segundo y la vida cambia. Sólo un evento basta para que todos tus planes se destruyan -o se construyan. Es ése segundo...

Tengo mis reglas y esas me protegen de caer nuevamente, esas me protegen de no salir herida o perjudicada en este tonto juego llamado vida. Disfruto lo que hago.

Tengo todo lo que quiero, porque trabajo duro para conseguirlo. Cuando realmente quiero algo simplemente no descanso hasta que lo consigo. Sólo un segundo para disfrutarme esa satisfacción que causa el conseguir lo que quiero y más aún el placer de saber que mi esfuerzo no fue en vano.

Soy feliz... dentro de los lapsos de tristeza, enojos, estrés... hoy puedo decir que soy feliz.
Sé lo que es amar hasta el punto que duele; sé lo que es odiar hasta el punto donde tu vida entera gira alrededor de esa persona; sé lo que es llorar hasta el punto donde ya no me quedan más lágrimas sino un dolor inmenso en mi pecho que no puedo explicar (ese segundo donde sientes que la vida se te va); pero entre todo esto que he vivido hasta el día de hoy... doy gracias a Dios, por todas las experiencias que he vivido. Soy sincera y no agradezco a Dios por toda persona que ha llegado a mi vida, pero he aprendido. Todos mis logros y errores hasta el día de hoy (los que continúo teniendo/cometiendo y aquellos que jamás volveré a tener/cometer) me han hecho llegar hasta donde estoy. He aprendido mis lecciones, aún sigo cometiendo algunos errores... Pero gracias a eso siento que he alcanzado un grado de madurez y conocimiento que muchos no comprenden.

Tienes que estar ahí y pasar por eso para saber de qué hablo... pero soy joven y sólo escribo lo que pienso y siento hoy. Mañana, quizás escribiré otra historia. Ese segundo donde descubres cuan incierto es el camino.

No soy tan fuerte como era en mis años de adolescencia, pero he aprendido a ser flexible y tolerante, lo cual me ha hecho más humana; a respetar a los demás con sus virtudes y defectos; pero, por sobre todas las cosas he aprendido que nunca debes esperar más de lo que las personas pueden o quieran dar. Ese segundo donde descubres quién es quien y sus intenciones.

Por eso agradezco a todas esas personas que han dejado algo en mi vida; bueno o malo... hoy por hoy he alcanzado niveles que jamás pensé llegaría a alcanzar. Hago lo que quiero y como quiero porque tengo el derecho inalienable de dirigir mi vida en el orden que me haga feliz sin destruir o entorpecer la felicidad de otros. Respeto por la acción deliberada (libre albedrío) y el pensamiento libre de los demás... Pero, cada quien con su cada cual.

Aún no comprendo por qué todos andan en esa búsqueda infinita por el amor y la felicidad (¿acaso uno se correlaciona con el otro?... eso no lo sé) dejando pasar tantas oportunidades y momentos bellos que tiene la vida. Todo tiene su razón de ser y perdiendo también se gana. En cada miserable hay un poder de decisión, un segundo para elegir continuar en la miseria o tomar acción para cambiar su vida. Tomar riesgos. Ese segundo donde los arriesgas todo.

Es simplemente cualquier segundo en el cual te miras al espejo; esa persona a la cual te enfrentas se siente más decidida y segura que de costumbre; esa persona sabe exactamente lo que quiere y cómo conseguirlo; esa persona que te observa sabe cuál es su valor y lo que se merece; esa persona que se presenta ante tí sabe exactamente cómo caer y levantarse con o sin ayuda; esa persona que jamás será conformista, sin embargo sabes que dentro de su fortaleza e independencia también hay flexibilidad y comprensión para con los demás. Fuerza, imperio, reinado, belleza, felicidad, seguridad, independencia, calidad, originalidad, creatividad... SUBLIME. No tengo miedo a ser yo. No tengo miedo a los cambios. No tengo miedo a tomar riesgos. No tengo miedo a ser feliz. No tengo miedo a vivir. Estoy viviendo al máximo y no tengo palabras para describir cuánto me lo disfruto. Vivo la vida. Mi vida. Cualquier segundo puede ser ese segundo donde realices que tienes tanto por vivir, que una vida no es suficiente.

2 Responses so far.

  1. Arlene says:

    Te felicito, excelente post.

    www.arlenedosyalguncamino.blogspot.com
    www.mujerpoesia.blogspot.com

  2. Muchas gracias!
    Además, gracias por compartir tus blogs. Ya pronto pasaré a leerlos!

    Mucho éxito!

- Copyright © ¿Vivir o Sobrevivir?© - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -