Posted by : Kiarytza Mendez 16 June 2013



Hablando de todo un poco, sí, ahora que tengo tiempo, recuerdo que ya te olvidé. Aun cuando parece irónico, de tiempo en tiempo, me golpea la traviesa realidad de que no te pienso a diario como lo hacía antes. Desde que borré todas las memorias que me ataban a ti, mi necesidad de hacerte desaparecer se materializó. En cuestión de segundos tu recuerdo pasa por mi mente como evento catastrófico, sin embargo, ya no duele… tu recuerdo ya no duele. Me levanto desorientada, paso a paso, una y otra vez. No elijo un orden para comenzar mi día, pero ya está establecido: todos mis días comienzan sin ti.

En la mañana antes del café ya no recuerdo tu nombre. En la noche antes de dormir, mis pensamientos no cuestionan tu existencia. Conocerte fue pura coincidencia que en mundos paralelos nunca ocurrió. La filosofía en su infinito dilema podría argumentar que mis pensamientos carecen de lógica y orden. Pero vamos, no seamos ingenuos que nunca fui muy cuerda, tampoco ordenada. ¿A quién tratamos de engañar? Algunas personas dejan huellas que jamás serán borradas, otras simplemente son una pisada más que se pierden entre brisas y madrugadas. 


Cuando los recuerdos se convierten en un evento desconocido, no sé si seré yo. Una puñalada directa al corazón, directa a la razón… todas las memorias se evaporan como si nunca hubiese existido. De modo casi inconsciente sé que andas en alguna parte del universo, pero ya no eres parte de mi realidad. Nunca he podido reconstruir lo que mi memoria borra. Una vez el recuerdo se va, no puedo recuperarlo, como cosa casi automática. ¡Aún no lo creo! Me parece que fue ayer que nuestras vidas se cruzaron, sin embargo hoy no somos más que una efímera remembranza. Cambiamos el orden del universo por un tiempo y en cuestión de segundo destruimos la oda de esperanza.

- Copyright © ¿Vivir o Sobrevivir?© - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -